Las moradas, llamado también El castillo interior es una obra de Teresa de Ávila, monja carmelita descalza, escrita en 1577 como guía para el desarrollo espiritual a través del servicio y la oración. Inspirada en su visión del alma como un diamante con forma de castillo, dividido en siete mansiones, la obra se concibe como el progreso de la fe en siete etapas, que concluye con la unión con Dios.
<br>Empezó a escribir la obra el 2 de junio de 1577, completándola el 29 de noviembre del mismo año. En agosto de 1586, fue elegido como editor de la obra el monje agustino Fray Luis de Leon, tras lo que, finalmente, en 1588 el libro fue publicado en Salamanca. 
<br>
<br>El castillo interior está dividido en siete mansiones o moradas, cada una de las cuales describe un escalón en el acercamiento a Dios. Las primeras tres mansiones se consideran accesibles por la oración activa. Las cuatro últimas, propias para la oración contemplativa. Como ejemplo para distinguir ambos tipos de oración, Teresa pone el ejemplo de dos fuentes: una recibe el agua de muy lejos, traída trabajosamente por diversos conductos; ésta sería la oración activa. La otra está sobre el mismo nacimiento de un manantial, y recibe el agua de su mismo origen; sería la oración contemplativa.
<br>Moradas primeras (Dos capítulos). Se accede a su puerta por medio de la oración. Sólo las almas en estado de gracia pueden acceder a ella, por lo que primero deben liberarse de sus pecados. El demonio acecha en el exterior del castillo, con sus instrumentos, los pecados, representados por «fieras y bestias».
<br>Moradas segundas (Un capítulo). Teresa las considera de menos peligro que las anteriores, pero de más trabajo, porque las almas, aunque puedan caer en pecado, están más cerca del Señor, y pueden oír mejor su llamada.
<br>Moradas terceras (Dos capítulos). Las almas, van ganando confianza, y si no retroceden, ven que van por el buen camino. Con toda humildad, confiadas en la misericordia divina, apartadas del mundo, ponen gran cuidado en evitar todo pecado, no solo mortal, sino también venial.
<br>Moradas cuartas (Tres capítulos). Aquí se hace referencia a la Oración de quietud, para la que es necesario, más que pensar mucho, amar mucho. Dios aumenta su papel en el alma, que nota una gran paz interior y felicidad.
<br>Moradas quintas (Cuatro capítulos). Describe la unión incipiente del alma con su Creador. El alma, rendida de amor, no quiere tener voluntad propia, sino la voluntad de Dios.
<br>Moradas sextas (Once capítulos). La unión se profundiza, con mayores efectos que en la morada anterior. El alma queda herida del amor del Esposo, y pasa mucho tiempo entre trabajos interiores y exteriores muy duros antes de alcanzar la séptima morada, ante los que nada puede hacer, sino esperar la misericordia de Dios, al que siente próximo.
<br>Moradas séptimas (Cuatro capítulos). El alma recibe por fin la luz interior en su matrimonio espiritual con Dios. Ahora, se olvida de sí, y Cristo vive en ella.

 

Santa Teresa de Jesús (1515-1582) fue una religiosa, fundadora de las carmelitas descalzas, rama de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo o carmelitas, mística y escritora española. Junto con san Juan de la Cruz se considera a santa Teresa de Jesús la cumbre de la mística experimental cristiana y una de las grandes maestras de la vida espiritual en la historia de la Iglesia.
<br>Cultivó además Teresa la poesía lírico-religiosa. Llevada de su entusiasmo, se sujetó menos que cuantos cultivaron dicho género a la imitación de los libros sagrados, apareciendo, por tanto, más original. Sus versos son fáciles, de estilo ardiente y apasionado, como nacido del amor ideal en que se abrasaba Teresa, amor que era en ella fuente inagotable de mística poesía.
<br>Las obras místicas de carácter didáctico más importantes de cuantas escribió la santa se titulan: Camino de perfección (1562–1564); Conceptos del amor de Dios y El castillo interior (o Las moradas). Además de estas tres, pertenecen a dicho género las tituladas: Vida de Santa Teresa de Jesús (1562–1565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (1573–1582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.
<br>También escribió poesías, escritos breves y escritos sueltos sin considerar una serie de obras que se le atribuyen. Teresa escribió también más de cuatrocientas Cartas, publicadas en distintos epistolarios. Los escritos de la santa se han traducido a varios idiomas.

 

  Exclamaciones del alma a su Dios es una obra mística de carácter didáctico; son soliloquios o meditaciones del alma a su Dios, escritas por la Madre Teresa de Jesús en diferentes días, conforme al espíritu que le comunicaba nuestro Señor.<br>Santa Teresa de Jesús (1515-1582) fue una religiosa, fundadora de las carmelitas descalzas, rama de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo o carmelitas, mística y escritora española. Junto con san Juan de la Cruz se considera a santa Teresa de Jesús la cumbre de la mística experimental cristiana y una de las grandes maestras de la vida espiritual en la historia de la Iglesia.<br>Cultivó además Teresa la poesía lírico-religiosa. Llevada de su entusiasmo, se sujetó menos que cuantos cultivaron dicho género a la imitación de los libros sagrados, apareciendo, por tanto, más original. Sus versos son fáciles, de estilo ardiente y apasionado, como nacido del amor ideal en que se abrasaba Teresa, amor que era en ella fuente inagotable de mística poesía.<br>Las obras místicas de carácter didáctico más importantes de cuantas escribió la santa se titulan: Camino de perfección (1562–1564); Conceptos del amor de Dios y El castillo interior (o Las moradas). Además de estas tres, pertenecen a dicho género las tituladas: Vida de Santa Teresa de Jesús (1562–1565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (1573–1582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.<br>También escribió poesías, escritos breves y escritos sueltos sin considerar una serie de obras que se le atribuyen. Teresa escribió también más de cuatrocientas Cartas, publicadas en distintos epistolarios. Los escritos de la santa se han traducido a varios idiomas.
Los mejores libros jamás escritos

Una obra fundamental de la literatura mística

Edición de Jorge García López, profesor de Filología Española en la Universitat de Girona

Santa Teresa de Jesús, también conocida como Teresa de Ávila, es, junto con san Juan de la Cruz, el gran nombre de la mística española. El Libro de la vida es el primero de sus escritos no líricos y ya en él se hallan los temas más recurrentes de su obra. Se trata de una obra temprana y fresca, que combina la autobiografía con la enseñanza religiosa y el relato con la doctrina. De este modo, mientras que los primeros diez capítulos son meramente biográficos, casi confesionales, lo cual supuso una novedad totalmente rupturista en el ámbito de las letras, los siguientes capítulos constituyen un bello tratado acerca de la oración. Hacia el final de laobra, la carmelita retoma la narración más cotidiana y relata la fundación del convento de San José de Ávila. La sencilla y sincera prosa de santa Teresa de Jesús otorga al Libro de la vida no solo un valor religioso, sino sobre todo literario.

La presente edición está a cargo de Jorge García López, profesor titular de la Universitat de Girona i un experto en literatura mística. Incluye una introducción, una guía didáctica, un aparato de notas y un elaborado glosario que acompañan la lectura.

«Si el que comienza se esfuerza con el favor de Dios a llegar a la cumbre de la perfición, creo jamás va solo a el cielo; siempre lleva mucha gente tras sí; como a buen capitán le da Dios quien vaya en su compañía.»

©2019 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: United StatesLanguage: English (United States)
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.