La noche de San Luis: Versos para el verano

Ediciones Moreno Mejías (Wanceulen Editorial)
3
Free sample

Coordinado por José Luis Rúa Nácher.


Poesía: Carmen Azaustre, Antonio Cabrita, Clara Correia, Carmo Costa, Ana Deacracia, Mª. Luisa Domínguez Borrallo, Clemen Esteban, Ângela Felício, Nacho Lameiro, Ana Ontivero, João Pereira, Mario Rodríguez, José Luis Rúa, Javier Sánchez Durán, Joaquina Vázquez y Raúl Vela. 


Será el 21 de junio, cuando llega el solsticio de verano, nos vemos allí en la magia de un sitio especial al que la palabra chiringuito no es capaz de definir. Antes de la puesta del sol, con unas imágenes que nos emborrachan de nuevo, con Marina, mi nieta en mis brazos, presento el poemario que le dedico, Centro Comercial, una colección de poemas escritos en un centro comercial no muy lejos de aquí. Leo algunos de ellos, me recreo en algún otro y al final, los abrazo todos deseando que sean felices allá donde quiera que vayan. “Bienvenida a la década / donde uno ya no lucha por hacer las cosas / sencillamente las hace”. 


Luego alguien coge el micro con su maestría de siempre y nos regala unos fados. Deshoja los sentimientos más personales y con su dramatización tan particular, los deja volar entre globos blancos y miradas absortas. Ángela Mascarenhas es así, natural y cercana como nadie. De nuevo toma su poemario, Epitafios incompletos, ara sus páginas como un campo yermo y recoge los frutos, como poemas de cada día. María Luisa Domínguez Borrallo, con su personalidad única, nos regala los versos con olor a playa cubierta de algas atraídas por su voz. “Sé que hay alguien vivo / escondido entre todos / esos escombros que caminan”. Caen algunas gotas de agua, producto de este verano recién nacido, pero sorprendentemente desconocido, como lo va a ser julio y no sé si agosto o septiembre. Pero nuestros amigos están sentados plácidamente disfrutando. 


Juan Galán en una esquina. Lola Oteo, su madre y su marido, manteniendo la respiración. Michel y Cruz sorprendidos. Andrés y María controlando a Marina. Yimi y Mateo jugando a las canciones. María Mosse y Gert pendientes de que todo esté a punto y controlado. Edu Pereiro fotografiando en su imaginación. Miguel Ángel Concepción y sus acompañantes disfrutando del momento. Cinta no perdiéndose nada y aprovechando para hacer algún video casero o una foto con cariño. Morales ha- ciendo de notario con la imagen y así sucesivamente, hasta llenar el salón especial y sus alrededores mucho mas especiales aún. 


De nuevo la música emerge de la mano de María y Samu, venidos de Extremadura y dando una vuelta por este paraíso silencioso hoy. Su voz nos sorprende, su dramatización nos hace levitar y su conjunción nos recuerda que hay momentos que vale la pena vivir. Por eso, para seguir provocando contrastes, Cristóbal se deja caer con unos fandangos y pone el espíritu de Huelva en las cuatro esquinas del salón. Y como todos quería- mos, se abre el micro para que los poetas de aquí y de allá, se fueran acercando y liberando versos a golpes de mar. Ana Deacracía “Las doce y no viniste a la plaza, / y siguieron los pájaros su canto de amapolas, / y el sol ese rigor dulce con su acento amarillo”. Javier Sánchez Duran, “Mañana, martes si acaso, nos anegarán los lodos / y todo será ciénaga en esta ciudad impune /e inmune al desaliento de los débiles”. Mario Rodríguez intenta volar “No soy triste. / Aunque me lamente y me duela”. Clemen Esteban más romántica “Quiero que me des tu breve espacio / para convertirlo en gemido”. Van dejándose ver desnudos cada uno de ellos con sus versos de alguno de estos días. Sigue la lectura, ese Jam poético que siempre une intenciones y buenos deseos. Carmen Azaustre, la inquieta profesora. “La reflexión se hizo trascendental, / ¡la vida hay que lidiarla!. Joaquina Vázquez, “No más guerra, no más sangre, / devuélvele la ilusión / que también pueda soñar”. Por su parte la comunicadora Carmo Costa, “Por breves momentos lembro-me, / vejo-me amo-me, desperto, / rapidamente esqueço-me, / fica novamente tudo en- coberto”. Isabel Calheiro se refugia en los versos de alguno de sus poetas preferidos, como hace Camino Benedicto, y lo dice enérgicamente, con la seguridad de la verdad. Antonio Cabrita, pone su ironía al frente de las palabras, “espaço de reunião/ para falar / para comer / para entreter / para conviver / onde nos en- tendemos/ onde nos zangamos / onde concertamos / a boa mesa / de comida”. João Pereira, palabras cargadas de sonrisas serias, “Quando a paz seja apenas normal e deixe de ser uma quimera. / Tal vez eu me recorde do meu nome, do meu nome de berço / e seja de novo homem e pessoa. Quem me dera!” Clara Correia siempre sintiendo en portugues, “Uma nota esquecida / No fundo de uma gaveta / conduz-me ao pasado”. Ana Ontivero desenfadada, “Para cuando tu estés conmigo y yo haya apren- dido la fórmula perfecta Y no te caiga a ti librar esta batalla. Tie- nes genes de guerrerx. Eso no lo dudes nunca. Eres un ser esperado. Eres grandiosamente grande y quiero que luches por tus sueños aunque la mente estrecha ya de tu madre o senil o vete tú a saber, algún día te niegue ese derecho o no lo potencie lo suficiente”. Raúl Vela se nos muestra siempre mensaje, “Y todos lo saben, pero ahí siguen, navegando, rumbo a su mar infinito, / lleno de vendavales, fracasos, traición y juicio, sea cual sea el destino”. Nacho Lameiro lo dice más alto que nunca, “Deja de ordenar todo lo que te rodea, tan meticulosamente, / de ponerle puntos, a íes que no te pertenecen, / tu espera que yo, ya desordeno tu mente”. Y Ángela Felicio desde el silencio, lo insinúa, “São poucos os sonhos que cabem na palma da mão. / De nada servem se os dedos os comprimem num nó cego de medo e dor”. 


Y de nuevo, como para dar tiempo y poder ordenar adecuadamente tanto verso y tanto mensaje, asoma con su personalidad de cada día Nadia Catarro y nos inunda de fados, de tristezas y soledades verdaderas. Música para endulzar las palabras. Voz para despertar los sentidos. Camino Benedicto, Militancia poética, como una misma entidad, nos llena el tiempo y el espacio de una Acción Poética que nos sorprende de nuevo a todos. Trabajos en viejos libros, formas geométricas, poemas colgados de una rama, poemas escritos en el viento o sencillamente, lanzaversos. Y allí están sobre las mesas, en el mostrador, en la vieja mesa de billar o en la arena, oteando siempre el horizonte y compitiendo con las adelfas. Belleza en el mayor de los silencios. Y como queriendo dejar constancia y dar fe de tanto deseo de libertad, todos y cada uno de los allí convocados se asoman a la tranquilidad de una playa oscura, pero llena de murmullos de olas. Comienzan a encender las mechas que elevaran por un tiempo sueños japoneses, globos cargados de buenos deseos, de versos ahora libres y los dejan volar. Se iluminan por un instante pe- dacitos de cielo, como bombillas de sueños y sin decir adiós, se van. Nosotros los miramos solamente y empezamos a comprender que hemos recibido el verano como mejor sabemos, abriendo las puertas de par en par para que entre el tiempo nuevo y salgan los poemas viejos. 

Gracias, María y Gert, por darnos cobijo y alimento en una noche en la que dicen que nació el verano. Eso fue en la Noche de San Luis, antes que en mi viejo reloj dieran las doce. Gracias, amigos. Felicidades papá. 


Read more
Collapse
2.3
3 total
Loading...

Additional Information

Publisher
Ediciones Moreno Mejías (Wanceulen Editorial)
Read more
Collapse
Published on
Sep 21, 2018
Read more
Collapse
Pages
142
Read more
Collapse
ISBN
9788499939186
Read more
Collapse
Read more
Collapse
Best For
Read more
Collapse
Language
Spanish
Read more
Collapse
Genres
Poetry / European / Spanish & Portuguese
Read more
Collapse
Content Protection
This content is DRM protected.
Read more
Collapse

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
Coordinado por José Luis Rúa Nácher

Prólogo: José Luis Rúa 

Imagen de Portada: J. Manuel Carrasco Galán

Poesía: José L. Acosta, Mada Alderete, Clara Correia, Cristina Crista, Ana Deacracia, Angela Felicio, Mª. Luisa Francisco, Carmen Herrera, Pedro Jubilot, Augusto Lourido, Pedro Ojeda, Joao Pereira, María Sánchez, Susana Sousa. 

Arte: Láminas de J. A. Faraco, Karina Müller, J. M. Carrasco Galán, Eduardo Pereiro, Gemma Cayuela, Manuela Santos, Elisabete Guerreiro, Fátima Concepción, Dani Franco. 

Escultura: Jose Antonio Faraco

Pintura: J. Manuel Carrasco Galán

Fotografía: Eduardo Pereiro 

Fado: Angela Mascarenha



Hablando, tomando ese café de la mañana y dándole rienda suelta a la imaginación, pensé que podríamos hacerlo, como lo hemos hecho otras veces. Quizás, pudiera incluso aportar unas gotas de novedad a esta nueva muestra. ¡¡Juan: podemos presentar un poemario y darle una cierta semejanza con el entorno global de la noche!! Así que en unos minutos se parió una idea que le da sentido a todo lo que hacemos, y que pone en movimiento a unos cuantos creadores de aquí, de las Tierras Bajas del Guadiana y de otras tierras de mucho mas allá. 


Junto a las esculturas de mujeres de Faraco descansando en enormes peanas, colgaran obras de Juan describiendo esos patios y viejos claustros. Junto al barro y la arcilla, se suspenderán lienzos matizados en verde de pilistras y blanco de blancas paredes. Por otro rincón del coqueto estudio, veremos las fotografías de Edu Pereiro, imágenes en blanco y negro, mujeres soñando sobre el agua o imaginando escenas sobre finas sábanas de lino. Y por el frente, en algún momento de la noche, la melancolía del fado llegará de la voz de Angela Mascarenha, esa mujer medio poeta medio fadista que lo funde todo en uno. Será una buena manera de abrir el mes de junio, seguro. 


Y así es como distintos autores volverán a reunirse para la ocasión, lo harán en este poemario que llegará a tus manos y que fue elaborado a una velocidad propia de gente en buen estado de forma física. Escritores que se sumaron a la aventura y pusieron sus poemas sobre la mesa, sabiendo que la noche del uno de junio los casarán en el Atelier de Juan Galán, con sus propias obras, las del escultor J. M. Faraco, las fotografías de Edu Pereiro y la voz de Angela Mascarenha. 

Ana Deacracia y sus palabras siempre matizadas, sus preguntas, sus respuestas. Angela Felicio que se abre dulce por primera vez con su voz baja e intimista. Augusto Lourido y su docencia como bandera y su libertad presente. Carmen Herrera, breve y llena de certeza. Telegráficamente justa. Clara Correia, con su lucha entre el sueño y la realidad. Silencio secuestrado. Cristina Crista, con música para los deseos y dudas en el amanecer. Joao Pereira, con la memoria repleta de recuerdos y versos listos para regalar. José León Acosta, disidente de lo ambiguo y maestro del concepto. Mada Alderete, guardiana de la esencia y pensadora del verbo. María Luisa Francisco, de sensualidad gramatical y palabras llenas de miradas. María Sánchez, repleta de liturgia femenina y guerrillera de la palabra certera. Pedro Jubilot, viajero romántico, recolector de miradas próximas. Pedro Ojeda, campesino de versos y coleccionista de sensualidades vividas. Y finalmente Susana Sousa, la redactora del concepto, la visionaria de los encuentros multidisciplinares. 


Todos ellos, juntos por esta vez, dispuestos a dar contenido a la nueva lectura que se hace traslúcida entre obras inmortales, llenas de mensajes, llenas de interpretaciones, tantas y tan variadas como con- ceptos del arte tiene cada uno de nosotros. Y al final del camino, una jornada más donde todos y cada uno han dado lo mejor de sí, o tan solo lo suyo, únicos y capaces de sumar la voz, la palabra, el color, la forma, el concepto, la sensación, lo sensorial... lo creativo. 


Y luego sin que se me quede en el olvido, recordar a unos maestros del color y la forma, que se unieron de igual manera para dar más sustancia a este cocido internacional, con sabor a arte y a creación. Si unos pusieron versos, otro barro con forma, visión en blanco y negro, pinceladas de verde sobre blanco o sonido con acento lisboeta, los hay que acompañan a esos versos a través de sus estructuras coloristas, sus círculos sensuales, sus líneas troceadas o sus figuras para toda la vida. Aquí están las obras de Dani Franco, Karina Müller, Elisabete Guerreiro, Manuela Santos, Fátima Concepción, Juan Galán o Gema Cayuela. 


Por eso, tal vez hoy, cuando se abra la exposición múltiple, algo falle, algo se haya quedado por el camino, o sencillamente decidió coger otra dirección, pero en nuestra memoria quedará que una vez más nos unimos por un instante para ser de nuevo los enamorados de las Tierras del Bajo Guadiana, vengamos de donde vengamos, los creadores de la frontera de los sueños. 

José Luis Rúa. La tarde de Sábado Santo en Ayamonte. 2018. 


©2019 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: United StatesLanguage: English (United States)
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.