La ficción calculada 2

Ediciones Godot
Free sample

Como lo confirman estos ensayos, Luis Gusmán es un lector respetuoso pero encarnizado. No es de abalanzarse, pero la relación que establece con lo que lee es cien por ciento física, tanto o más que la que hizo célebre a David Viñas (homenajeado más de una vez a lo largo del libro). Aborda los textos despacio, los tantea para reconocerlos, los sigue de cerca y de pronto, cuando menos lo esperamos, les muerde los talones, como si el close reading del experto en retórica fuera la versión sublimada de un cuerpo a cuerpo más bien sucio y apasionado, y la paciencia del buen escuchar un método astuto para cansar al sentido, y así hacerlo sonar y reverberar mejor. Una vez más, Gusmán se mide con sus clásicos: los grandes modernos (Joyce, Gombrowicz, Kafka, escritores ya definitivamente gusmanianos), en los que desmenuza la singularidad de una ética que no se distingue de cierta política de la lengua, y una tradición nacional idiosincrática, a la vez insistente y salvaje, que articula a Sarmiento, Amalia, la memoria sospechosa del general Mansilla, el exotismo de Arlt, el Borges prologuista y el Puig de El beso de la mujer araña, gracias a la noción de “ficción calculada”, un hallazgo que solo alguien “tan en la suya” como Gusmán podía exhumar en una novela tan inerte como la de Mármol. ¿Y qué busca ahí sino conversaciones poco evidentes, irregularidades, eso que él mismo llama “filtraciones”? A Gusmán —como a todo escritor que escribe ensayos sobre escritores— le interesan los planes, los programas, todas esas prospecciones ilusionadas con dotar a la literatura de algún porvenir, pero más que nada le interesa todo lo que las hace fracasar, los agujeros por los que hacen agua, el azar o la contingencia que las vuelve ridículas y gloriosas, delirantes y significativas. Es entonces, al rastrear los ecos de esas estrategias fallidas, cuando Gusmán el literal se convierte en Gusmán el lateral, y todo lo que toca (todo lo que lee) se mueve y se enrarece, como si se transformara ante nuestros ojos, en vivo, en otra cosa. Alan Pauls La crítica de la crítica literaria no impugna, pero ve con escasa simpatía el elogio directo, acaso porque lo juzga tautológico o ancilar de otras actividades y funciones; acaso porque el fantasma de la “objetividad” adivina otra concurrencia; acaso, inútilmente, porque ha impuesto ya el filtro de la incredulidad, la válvula velar del escepticismo. Es necesaria una estrategia menos virtuosa que obtusa para vulnerar ese mandato tácito o sus tentaciones alternativas y seguir adelante. Barthes, estratega eximio, buscó a veces la delicadeza del paralelismo improbable, que equipara silencios acústicos inteligentes (Richter) a blancos activos en la página (Benveniste); Feiling, que se decía sordo, ciertos pudores de Watteau a los laconismos de Julio Casares. Al revés de ellos, sin asistencia de gracia alguna, arriesgo que algunos atisbos de Gusmán, abismales, se parecen a Gourmelin. La ficción calculada II determina el curso del esplendor y la opacidad de los signos en el ciclo oscilante de una ampliación expansiva del trabajo crítico, que nada tiene de revisión. Un certamen extremo y certero, que corresponde a las lecturas y sus grados de acercamiento, señala la perseverancia del autor en la literatura argentina —Viñas, Borges, Arlt— y cierta impaciencia en las extranjeras —Kafka, Joyce, Gombrowicz—leídas con no menor sentido de la posesión. Detecta, exige o solicita zonas de fruición, de sospecha o de influencia, franjas fijas o desceñidas y fluctuantes, exámenes asimilados con una voz única que transforma el acopio atento en una singular, exclusiva diseminación y catadura. Luis Chitarroni.
Read more
Collapse

About the author

Luis Gusmán nació en Buenos Aires en 1944. Novelista y cuentista, ha publicado El frasquito (1973, 2009, Edhasa); Brillos (1975); Cuerpo velado (1978); En el corazón de junio (1983, Premio Boris Vian); La muerte prometida (1986); Lo más oscuro del río (1990); La música de Frankie (1993); Villa (1996, 2006, Edhasa); Tennessee (1997), llevada al cine por Mario Levin con el título de Sotto voce, Hotel edén (1999); Ni muerto has perdido tu nombre (2002, 2012, Edhasa); El peletero (2007, Edhasa) y Los muertos no mienten (Edhasa, 2010). También es autor de una autobiografía, La rueda de Virgilio (1989, 2009, Edhasa) y de tres volúmenes de ensayos: La ficción calculada (1998), Epitafios. El derecho a la muerte escrita (2005) y La pregunta freudiana (2011). Varios de sus libros se han traducido al portugués.
Read more
Collapse
Loading...

Additional Information

Publisher
Ediciones Godot
Read more
Collapse
Published on
Sep 14, 2015
Read more
Collapse
Pages
232
Read more
Collapse
ISBN
9789873847288
Read more
Collapse
Read more
Collapse
Read more
Collapse
Language
Spanish
Read more
Collapse
Genres
Philosophy / Essays
Read more
Collapse
Content Protection
This content is DRM free.
Read more
Collapse
Read Aloud
Available on Android devices
Read more
Collapse
Eligible for Family Library

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
Quiroga lector de Poe. Un moribundo yace al pie de un árbol. Es lo que sucede en su cuento “Las moscas”. Como en muchos de sus cuentos (salvo “La gallina degollada” o “El almohadón de plumas”, en que el exceso le permite escapar de la moral de fábula) la moraleja también está presente. El zumbido de las moscas alrededor del moribundo es presagio de muerte. El zumbido aumenta junto con el velo denso que cubre sus ojos. El moribundo alucina que en el hospital donde está internado, a los médicos les ofrecen un método para comprobar si ha llegado el final: una jaulita con moscas. El método es infalible: “Las moscas verdes olfatean la descomposición de la carne mucho antes de producirse la defunción del sujeto”. Vuelan alrededor del paciente porque han olido su muerte. El humor macabro, la metáfora bizarra, hacen de la jaulita un pequeño ataúd. El que la ofrece en el hospital es una especie de visitador médico.

Un nuevo libro de ensayos de Luis Gusmán conoce la luz. Su obsesión es la relación entre la mosca y la literatura. La mosca en la literatura. La literatura como una mosca que nos rodea. La mosca está en todas partes, ese insecto una vez notado, ya no puede pasar desapercibido, no puede ser olvidado. El libro se comporta igual. Es imposible atravesar este libro y no ver afectadas las lecturas futuras. Notar en cada lectura la mosca presente. En papel, este libro fue encuadernado artesanalmente por Barba de Abejas, en tapa dura y entelada. El grabado de una mosca, ilustrada por Noemí Spadaro, decora el margen inferior izquierdo. Los interiores entrelazan la prosa de Gusmán y las ilustraciones de Noemí. La tirada es de 100 ejemplares. Hay libros que solo necesitan 100 lectores, 100 potentes lectores.
©2020 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: United StatesLanguage: English (United States)
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.