Palimpsestos: Microensayos

Sultana del Lago, Editores
Free sample

 Título de la obra: PALIMPSESTOS. MICROENSAYOS

Autor: LUIS PEROZO CERVANTES
Editorial: SULTANA DEL LAGO EDITORES
Año de edición: 2017
Lugar de Edición: MARACAIBO
Nº de páginas: 132 PÀGINAS
Tiraje: N/P
Estado: LIBRO DIGITAL

Contenido

EL ALEPH: ejercicio crítico de versión, en la antiquísima forma del diálogo QuijoterÍas Sonríe, que esta puede ser tu última fotografía La página en blanco Antes de hablar hay que soñar Sobre la poesía en el Día Mudnial de la Poesía ¿Cómo piensa la literatura? Autopoematica ¿Cuál es la situación de la literatura venezolana actual? Aproximaciones a los hallazgos apocalípticos de Hesnor Rivera La memoria y el acontecimiento cósmico: la obra poética de Carlos Ildemar Pérez El sentirpensar del poeta: acercamiento al provincianismo cósmico desde la nosotrificación de la poesía


Read more

About the author

 Luis Perozo Cervantes (Maracaibo, 1989). Poeta y ensayista. Presidente fundador de la Asociación Civil "Movimiento Poético de Maracaibo" y coordinador del "Festival de Poesía de Maracaibo". Ejerce como Jefe Programación de la Dirección de Cultura del municipio Maracaibo y editor jefe de Ediciones del Movimiento. Ha publicado los poemarios: Amoritud (2017, Maracaibo), Creencias del Columpio (2017, Maracaibo), Manantial (2016, Maracaibo), Vos por siempre (2015, Maracaibo), La fOrma (2014, Caracas), Political manifestation (2014, Maracaibo), Amoritud (2013, Caracas), Poemáticas (2013, Caracas), Semántica de un tornillo enamorado (2012, Barcelona - España), A Puro Despecho (2012, Coro), Poemas para el nuevo orden mundial (Maracaibo, 2011), Noche Electoral (Sevilla, 2010). Y un libro en ensayos: Palimpsestos Microensayos (2017, Maracaibo).


"Me enfrento a la situación que vive Venezuela con la palabra poética: en la escritura y acción cultural. Soy Maracaibeño y creo en mi identidad regional. Soy defensor de los derechos humanos en la causa LGBTI; me considero pansexual. Tengo un hermoso hijo llamado Lucas y pronto tendré otro (u otra). Mi poesía habla de amor y la política, grandes pasiones de la humanidad. Espero estrechar con mis lectores un relación de hermandad, porque cuando me leen conocen más de mí que yo". (Luis Perozo Cervantes)
Read more
Loading...

Additional Information

Publisher
Sultana del Lago, Editores
Read more
Published on
Dec 22, 2017
Read more
Pages
132
Read more
ISBN
9781973184188
Read more
Read more
Best For
Read more
Language
Spanish
Read more
Genres
Art / General
Literary Collections / Essays
Poetry / General
Read more
Content Protection
This content is DRM free.
Read more
Eligible for Family Library

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
POETICAL MANIFESTATION. Del “hombre político” al “ser poético”
A propósito de Political manifestation, de Luis Perozo Cervantes

No se puede ejercer la política sin ser escéptico. No se puede confiar en la pareja sin la sospecha. No se puede creer en la poesía sin tener apego a la idea. Este libro de  Luis Perozo Cervantes (Maracaibo, 1989), un poeta de las más recientes generaciones al que su actitud y su entusiasmo muestran a un espíritu libre, sin ataduras a dogmas ni a nada (rasgos del romántico propio de las edades tempranas), que lucha dentro de sí con el creador ansioso por aprender y, al mismo tiempo, seguro de lo que sabe y desea conocer.

Cierto que todo libro de poesía es búsqueda de sí mismo, de la voz que allí nos habla –quiero decir–, y siempre, siempre, se trata de una búsqueda en contraposición al otro. Nos definimos cada vez que vemos en los demás nuestros reflejos, pero también cada vez que vemos en el otro lo que rechazamos de nosotros. 

El tema que pareciera fungir de epicentro lírico es el de la política. Si los títulos son indiciales, esto se cumple acá. Se hace poesía para cantar a la actividad política (o contra ella). El riesgo, la transformación del poema en panfleto, en palabra basta, gruesa, que apunta hacia lo social, histórico y (debemos usar la palabra) político, alejándose del sutil compromiso con el arte que se manifiesta mediante la palabra. Se trata, al parecer, de discursos contrapuestos, pero solo en apariencia. Sabemos que en Latinoamérica y en España hay una vasta tradición de este subgénero lírico. No nombramos a ningún autor acá para equiparar al poeta que escribió este libro, ni mucho menos. Estoy seguro de que a Perozo Cervantes no le interesan tales comparaciones, pues es consciente de distancias, contextos y experiencias de vida. Pero bástenos mencionar acá (lo hace el mismo escritor en su libro) a Pablo Neruda, Nicanor Parra, César Vallejo, Rafael Alberti, García Lorca, Antonio Machado, Guillén (los de una y otra orillas: Jorge y Nicolás) y, en nuestro país, Miguel Otero Silva, Andrés Eloy Blanco, “Chino” Valera Mora, el Caupo Ovalles,  Juan Calzadilla y un largo etcétera. Esto para solo hablar de lo escrito en lengua española. Todos y cada uno de ellos, con sus propias marcas textuales, niegan el falso concepto de que entre la política y la poesía no pueda existir conjunción. Afirmar esto en un momento en el que somos tan sensibles a la insensibilidad (es decir, a la falsa política) es muy riesgoso, lo sabemos; pero, como dice un buen amigo crítico, “todo hay que decirlo”.

El libro está configurado en tres partes: la primera, Manifestación política, compuesta por seis poemas de mediana extensión, comienza encabezada por un epígrafe de Roberto Bolaño, de un texto intitulado “Discurso de Caracas”, en el que el chileno denuncia los vicios de corrupción del aparato político propagandístico. La “lucha”, la “victoria”, la “juventud”, el “inútil sacrificio”, son los temas que luego se verificarán en los poemas. La estupidez del joven que se entrega a unos “ideales” más impuestos, inoculados, que sinceros. La juventud ofrece al “político” un lugar propicio para cocinar un caldo esencial a las intenciones (ocultas o no) de unos pocos terceros, quizás ellos mismos víctimas de ideas escuchadas o atrapadas en el aire del país. El libro data de 2014 y esto nos remite a los sucesos históricos de ese entonces.

La segunda parte, Muerto el héroe… comienza la rabia, se genera en una referencia concreta: el fallecimiento del presidente de turno de la República. Las caracterizaciones no dejan lugar a las dudas. Los nueve textos que componen este apartado centran la ironía histórica en unos supuestos títulos en latín (para burla de la visión científica del hecho social). Es esta parte la que concentra la más dura crítica hacia lo que alguno denomina el “hombre político”.

La tercera y última parte, Plan-Fletos se aleja del mundo de las ideas para ubicarse en la sensible vida cotidiana –del autor que es la misma del otro–, y así mostrar las consecuencias que un “conjunto de teorías” ocasiona en el hombre real, el ciudadano común, permeado ya por la política. Encontramos acá dieciocho poemas que también denuncian pero, como dijimos, desplazados al día a día, a la cotidianidad, a la más pura y sensible realidad que no es precisamente la de las posturas y sueños político-electorales.

Luis Perozo Cervantes es un incansable productor de eventos culturales (sobre todo de los que se vinculan con la poesía). Trata de rescatar en su obra un regionalismo que anida en el lenguaje. Son varios los títulos que ha publicado, de una u otra forma, y es un incansable promotor de la escritura propia y de los demás. Cree firmemente en la marginación de la que son objeto los poetas jóvenes y los del interior del país (¿qué cosa será esta?). Entiende que el “poder” (¿y esta otra?) cultural está en la capital del país y está enfrascado en la quijotesca lucha por la trascendencia de los escritores zulianos, más allá del Lago. No obstante, más allá de todo esto y de la opinión que produzca la crítica oficial (otra frase que no sabemos qué significa realmente), su gesta es sincera, personal (-ista) y muy humana. Sus poemas, así, son materia sensible, epicentro susceptible de reacción emocional ante los estímulos externos. La “manifestación política”, que hoy se reedita, viene a dar cuenta de ello.

Miguel Marcotrigiano
(Junio de 2018)


Del bullir y la sed (Prólogo)

 

Como lector y escritor de versos, no como crítico, que no lo soy, es que me atrevo a hablar de Semántica de un tornillo enamorado, de Luis Perozo Cervantes, libro armado con tres en cierto modo plaquettes relacionadas entre sí (situaciones, se advierte, teórica, metafórica y poemática), donde el joven autor, de carácter a mi ver ciertamente expansivo, da suficiente muestra de a la vez sentido de contención, humor, retórico y, con su indispensable ironía, dados los tiempos, de lo romántico –o del romanticismo en sus varias acepciones.

            Para una semántica del abandono, primera parte del libro, da la pauta del mismo: “me parto/ en palabras/ en partículas…/ en bosque de formas/ en desierto de sentido”. Pero quizá en sólo dos versos del siguiente poema tengamos el verdadero secreto del libro: “eres mi signo/ soy tu significante”, donde todos los sentidos que le adjudicamos a su labor poética me parece se hacen, y en tan breve espacio, manifiestos. “Jugando con la lingüística desde el amor” pudiera llamarse esta parte, que lo que en serio busca es “la quiebra de mi lenguaje”. Señas claras de humor (aunque algo dolido), y por lo demás natural manejo del habla popular, es el texto 10.1, con el que cierra la sección, que por economía, y para placer posterior del lector, no citamos aquí.

            Pero veo que no he dicho quizá el término clave para hablar del trabajo (o de este trabajo) de Perozo: sentido lúdico. Desde cierto punto de vista puede bien afirmarse que un elemento presente siempre en el quehacer artístico es el juego. Sin juego no hay arte. No en balde se sabe que Bertolt Brecht le pedía en una carta a alguna enamorada: no me pidas que sea serio (aunque serio en el juego quizá sí deba serse). Un lenguaje que bulle y sin embargo es súbita sed, podría ser también definición de, a la par, prosa y verso perocianos (si no es precipitado acudir a esta denominación). El texto IV de la segunda parte, pero también el VIII, textos sin mella, podrían, aparte de afincar el lado serio del poeta, dejar asentado lo inmediatamente arriba propuesto. De pronto entre tal seriedad asoma la palabra contentura y una frase que nos indica que el verbo se conjuga para huir de las respuestas. Otra vez, con palabras otras, el lenguaje que bulle y la súbita sed. Acaso es que esos son los pulsos de la lengua.

            Ya en la situación poemática, tercera parte, encontramos una cierta “sonrisa de no saber qué esconder”. Es la más desnuda de las secciones, la más abierta, no sé si decir que la más suelta, ¿desprotegida?, “como el conejo que ya no tiene más remedio que ser la presa”, luego de intentar esconderse entre los árboles. Y paradójicamente no queda en el amor más remedio que ocultarse… “porque jamás queda de otra/ ocultarse para defender el amor”.

            Pero ¿cómo ocultarse en el desamparo, a la intemperie, “Ahora que los días son un solo día/ que sin ella no hay mañanas, porque se ha llevado también los calendarios…// En el mismo momento del ahora constante que es retoño/ que es intento de pájaros furiosos/ que es partida de señoras con pañuelos/ que es sed/ que es contusión de olvido en la memoria// Ahora mismo que la foto se va borrando…?”

            Agrega el poeta más adelante: “hay que decir lo que se siente/ aunque últimamente no se sienta nada”.

            Mas veamos este pequeño fragmento que en sí mismo es un poema: “perdónale todo// pero que ella no sepa que le perdonas algo/ porque nunca hay nada que perdonarle”. Otros dos, cercanos entre sí: “Y si no contesta el teléfono, búscala en su casa/ y si no te recibe búscala en el trabajo/ y si no, la esperas en las bancas…/ contrata al tipo del avión de la primera guerra/ para que escriba el nombre de ella en el cielo frente a su casa”.

            Del texto 6 de esta sección nos abstendremos de citar el entrañable fragmento donde se habla de Gardel. Búsquelo el acucioso lector.

            Tratemos de concluir. Luego de precisar: “no obtendrás nada de ella por las vías tradicionales”, ni por otra, la voz poética, en el texto 7 se aferra a “la única forma   que   conozco…/ diciendo verdades/ amando/ amando/ amando”, para después, al final del poemario, luego de aludir a su “llagaporcorazón”, indicar “que será mejor/ no confiar tanto en las verdades// y sentarse a esperar que una mentira/ (un imposible, común y corriente, de esos que abundan)/ termine siendo el final”. Otra vez: el bullir y la sed, los pulsos de la lengua.

Ricardo Yáñez 

©2018 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: United StatesLanguage: English (United States)
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.