Meteorología y climatología

19
Free sample

Las Unidades Didácticas de Meteorología y Climatología están dirigidas a los estudiantes de Ciencias Ambientales de la UNED. También pueden ser adecuadas para cualquier lector interesado en los fundamentos de la meteorología y de los procesos que determinan el clima y el cambio climático. Es un libro introductorio con un enfoque principalmente práctico. Sin renunciar al necesario rigor, se ha reducido en lo posible el formalismo matemático para hacer énfasis en el significado físico de los mecanismos fundamentales que determinan el tiempo atmosférico y el clima. El texto está profusamente ilustrado y contiene numerosos problemas resueltos, ejercicios y cuestiones.
Read more
4.4
19 total
Loading...

Additional Information

Publisher
Editorial UNED
Read more
Published on
Mar 11, 2010
Read more
Pages
269
Read more
ISBN
9788436260076
Read more
Read more
Best For
Read more
Language
Spanish
Read more
Genres
Science / Earth Sciences / Meteorology & Climatology
Read more
Content Protection
This content is DRM protected.
Read more
Eligible for Family Library

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
Seminar paper del año 2011 en eltema Geología / Geografía - Meteorología, Aeronomía, Climatología, Nota: 9, Universidad de Cádiz, Materia: Máster en Oceanografía, Idioma: Español, Resumen: El ecosistema de afloramiento de Canarias se divide en dos sub-regiones, una de ellas se corresponde con el Noroeste Africano (región de la Corriente de Canarias) y la otra se encuentra enmarcada a lo largo de la costa occidental de la Península Ibérica. Es uno de los cuatro principales sistemas de afloramiento del límite oriental (EBUEs) a nivel global, y por lo tanto se trata de un ecosistema muy productivo además de poseer una actividad pesquera muy importante. Abarca una amplia extensión latitudinal, desde los 12 hasta los 430N, aunque estos límites norte y sur se pueden ver modificados estacionalmente. Como se ha comentado, existen dos regiones las cuales se encuentran delimitadas debido a la presencia del Estrecho de Gibraltar, y en el presente trabajo se va a estudiar detalladamente la sub-región correspondiente con el NW Africano, condicionada por la presencia de la Corriente de Canarias. La Corriente de Canarias es una extensión natural de la Corriente de las Azores, se aproxima al margen oriental del Atlántico Norte y gira hacia el sur, forzada por los vientos característicos de la zona (Alisios) y por la presencia del continente africano. Este flujo que se desplaza hacia el sur está constituido por agua de la termoclina superior de aguas centrales del Atlántico Norte (NACW), aparece a unos 700 metros por encima de la cuenca Canaria, aproximadamente entre el Estrecho de Gibraltar (360N) y Cabo Blanco (210N). Además alimenta la recirculación anticiclónica en el sur de la corriente del Atlántico Norte (Machín et al., 2006. Como la mayoría de las regiones de upwelling, la Corriente de Canarias está caracterizada por intensos fenómenos de mesoscala en la zona de transición entre aguas frías, aguas ricas en nutrientes del régimen de upwelling costero y las aguas calientes y oligotróficas de mar abierto. La presencia del archipiélago canario introduce una fuente de variabilidad, ya que actúan apantallando el paso de la corriente principal y los vientos favoreciendo la generación de vórtices y estructuras de mesoscala (Barton et al., 1998). Se trata de la única zona de transición costera que es atravesada por un archipiélago que generan remolinos de diámetros comprendidos entre 50 y 100 km en el flujo a lo largo de la costa (Barton et al., 2004). El flujo incidente por parte tanto de la Corriente de Canarias como de los vientos Alisios es alterado debido a la fuerte topografía de las islas que supone la aparición de numerosos upwelling aguas abajo.
La meteorología, considerada hoy como una ciencia a parte entera, no fue hasta hace un par de siglos más que un conglomerado de saberes nada racionales, basados en tradiciones y creencias como mínimo arbitrarios.
Sin duda, las civilizaciones más antiguas se preocupaban del devenir del tiempo atmosférico, por la cuenta que les traía para sus viajes y batallas, la obtención de alimento, el acomodo más o menos confortable de su vida cotidiana... Pero los progresos de la mente humana en este campo no fueron muy lejos, al menos hasta el Renacimiento, que trajo los primeros instrumentos de medida. Con ellos, poco a poco comenzamos a disponer de datos reales con los que descubrir las leyes naturales de la atmósfera.
La ciencia del tiempo, que estudia el estado permanentemente cambiante de los meteoros, y su prima hermana la ciencia del clima, que analiza los promedios a largo plazo de esos sucesivos cambios atmosféricos, son hoy objeto de controversia. Muchos científicos acusan a la industria humana de los cambios de clima causados por la mano del hombre, afirmando que serán inevitablemente dañinos.
Otros relativizan el asunto, pero suelen ser tenidos por “herejes” científicos. ¿Herejías en la
actividad científica? Suena a más de lo mismo: en la antigüedad, las tormentas se debían a los dioses, hoy hemos remplazado a Júpiter o Thor por, sucesivamente, las bombas atómicas, la contaminación o los gases de efecto invernadero. La polémica, en la que los medios de comunicación parecen haber adoptado una postura militante y poco objetiva, está servida.
¿Por qué pierde discusiones con personas que saben MUCHO MENOS que usted?
¿Por qué es capaz de reconocer a esa mujer a la que conoció aquella vez que... pero no logra recordar su nombre?
¿Por qué, tras su última ruptura sentimental, se pasó varios días seguidos en el sofá, hech@ un ovillo, y sin mover más que la mano para secarse los mocos y las lágrimas de la cara de cualquier manera?

He aquí por qué: por la idiotez de nuestro cerebro. Para tratarse de algo supuestamente tan brillante y evolutivamente avanzado, el cerebro humano es bastante desordenado, falible y desorganizado. Por ejemplo, ¿sabe usted que su memoria es egoísta? En serio. ¿Y que las teorías de la conspiración y las supersticiones son la consecuencia inevitable de un cerebro sano? ¿Y que el alcohol puede incluso potenciar nuestra memoria?*

En El cerebro idiota, el neurocientífico Dean Burnett nos hace de guía en esta visita a los entresijos de nuestra misteriosa y traviesa materia gris (y a los de la blanca también). Durante el camino, explica las imperfecciones del cerebro humano en todo su esplendor y cómo influyen estas en todo lo que decimos, hacemos y experimentamos. Fundamentado en los estudios de los grandes expertos en la materia y escrito con un estilo muy ameno, este libro es idóneo para cualquiera que se haya preguntado alguna vez por qué su cerebro parece empeñado en sabotearle la vida y qué demonios habrá ahí dentro.

*Nota del editor: Por favor, lea el libro antes de intentar llevar esta teoría a la práctica.
©2018 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: United StatesLanguage: English (United States)
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.