La condición argentina

Sold by Planeta Argentina
1
Free sample

Existen momentos en la historia que requieren de una enorme reflexión para comprender qué es lo que, de un modo u otro, ha salido mal. La Argentina es un país tramado por acontecimientos trágicos y luminosos que parecen sucederse unos a otros sin que ninguna construcción permanezca. ¿Es ésta su condición inmanente?
José Pablo Feinmann define aquí la condición argentina como la serie de constantes estructurales que dieron forma a nuestra identidad, pero que, sin embargo, “no constituyen una determinación ni un destino, sino un juego de fuerzas que unen la persistencia y el desgaste”.
Entre la persistencia y el desgaste se escribe nuestra historia y, de ese modo, no está escrita de antemano.
El autor traza paralelos: Mayo-Caseros; San Martín-Rosas-Perón; las organizaciones guerrilleras de los años setenta y las montoneras del siglo XIX; Perón-Kirchner; Macri-Trump. Y analiza una realidad externa que contribuye con su implacable avance hacia la derecha neoliberal.
No obstante aclara: este no era un desenlace necesario. No tenía que suceder. ¿Cómo y por qué sucedió?¿La condición argentina está sujeta al binarismo del odio, al antagonismo excluyente que no permite opciones superadoras? Feinmann pone en este libro todo el vigor de su pensamiento vibrante de los últimos diez años para encontrar la respuesta.

Read more

About the author

José Pablo Feinmann nació en Buenos Aires, en 1943. Es licenciado en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires y ha sido docente de esta materia en esa casa de estudios. Publicó más de treinta libros, que han sido traducidos a varios idiomas. Entre sus ensayos, se cuentan Filosofía y nación (1982), López Rega, la cara oscura de Perón (1987), La creación de lo posible (1988), Ignotos y famosos, política, posmodernidad y farándula en la nueva Argentina (1994); La sangre derramada, ensayo sobre la violencia política (1998); Pasiones de celuloide, ensayos y variedades sobre cine (2000); Escritos imprudentes (2002), La historia desbocada, tomos I y II (2004), Escritos imprudentes II (2005), El cine por asalto (2006), La filosofía y el barro de la historia (2008) y Peronismo. Filosofia política de una persistencia argentina (2010). Entre sus novelas: Últimos días de la víctima (1979), Ni el tiro del final (1981), El ejército de ceniza (1986), La astucia de la razón (1990), El cadáver imposible (1992), Los crímenes de Van Gogh (1994), El mandato (2000), La crítica de las armas (2003), La sombra de Heidegger (2005), Carter en New York (2009) y Carter en Vietnam (2009). Es autor de las piezas teatrales Cuestiones con Ernesto Che Guevara (1999) y Sabor a Freud (2002), y de los guiones cinematográficos Últimos días de la víctima (1982), Eva Perón (1996), El amor y el espanto (2000) y Ay, Juancito (2004). Su exitoso programa de filosofía que emite Canal Encuentro, Filosofía aquí y ahora, ha iniciado su cuarta temporada.

Read more

Reviews

3.0
1 total
Loading...

Additional Information

Publisher
Planeta Argentina
Read more
Published on
Jul 6, 2017
Read more
Pages
184
Read more
ISBN
9789504959748
Read more
Language
Spanish
Read more
Genres
Literary Collections / Essays
Political Science / Political Process / General
Read more
Content Protection
This content is DRM protected.
Read more
Read Aloud
Available on Android devices
Read more

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
José Pablo Feinmann
Guiados por el genio creativo, que tanto puede valerse de Marilyn Monroe y Gregorio Samsa como de Sri Sri Ravi Shankar para sustentar teorías filosóficas y políticas, las contratapas escritas por José Pablo Feinmann en Página/12 durante los últimos diez años, de manera afortunada pero de ningún modo casual, conforman un sólido corpus teórico para analizar el modelo neoliberal.

Así, los textos sobre el “descubrimiento” de América, los inicios de un capitalismo voraz, la construcción del otro como enemigo, la formación de imperios bélicos y mediáticos y sus réplicas vernáculas, suficientes para frustrar proyectos de emancipación, muestran que esta Crítica ha sido premonitoria, profética. Resulta sorprendente que el autor haya podido afirmar, hace diez años, lo que sucede en el presente. O que, a un mes de asumido el gobierno de Cambiemos, haya detallado uno por uno los hechos que se precipitarían, implacables, en los diez meses siguientes.

Formado en la razón dialéctica, Feinmann brinda los fundamentos de lo cíclico, lo que parece fatídico, los corsi y ricorsi de la historia que, según nos muestra, hacen que el ALCA sea el TPP, que los demonios de la “guerra sucia” vuelvan a ser dos, que la conveniente figura del “subversivo” se llame hoy “narcotraficante”.

Con alarmante precisión, con enorme sustento teórico, con el estilo de un gran narrador y absoluta necesidad, Crítica del neoliberalismo es un pensamiento que se sigue revelando indispensable.

José Pablo Feinmann
Los crímenes de Van Gogh retrata en clave de thriller satírico la Argentina de la década de 1990. Hay, entonces, un adolescente ambicioso que se deja usar como juguete sexual por una vieja infame. Hay un comisario torturador –residuo de la dictadura– preocupado por estar en las tapas de las revistas del corazón. Hay una productora de cine que induce asesinatos para tener una película “basada en hechos reales”. Hay periodistas que aprovechan el discurso del miedo para ponerle límites a la democracia. Hay un inspector relativamente honesto que, sin embargo, usa las muertes en su propio beneficio. Y hay, finalmente, un oscuro empleado de videoclub fanatizado con el ojo inmóvil de Marion Crane en la ducha de Psicosis que, visitado por el fantasma de Jack el Destripador, decide crear la realidad y convertirse en asesino serial.
En el ensayo La filosofía y el barro de la historia, José Pablo Feinmann señala que su adscripción al género negro tiene una raíz política: mientras que en el policial clásico el asesino es aquel “que se ha desquiciado, de aquí que una vez atrapado y entregado a la Justicia todo siga igual”, en la novela negra el criminal es apenas un emergente “de la turbia moral capitalista”. Siguiendo esta premisa, Los crímenes de Van Gogh –escrita un año antes de la reelección de Carlos Menem, con la lucidez de quien observa las consecuencias del neoliberalismo en tiempo real– es una novela insoslayable en la obra del autor.
Patricio Zunini
José Pablo Feinmann
Por asesinatos como el de aquel hombre al que hizo pasar por suicida, Raúl Mendizábal está considerado un sicario de prestigio, un artista cuyo arte queda en las sombras. Esta vez recibe el encargo de matar a Rodolfo Küllpe, de quien no sabe nada ni necesita saber: algo habrá hecho para que esté condenado. Un alto mando de la organización –¿un ministerio?, ¿una agencia de inteligencia?, ¿un comando parapolicial?– le entrega el sobre con una foto de su objetivo y algunos pocos datos. Mendizábal es paciente, sereno, se toma el tiempo necesario para hacer un trabajo aséptico. Pero, llegando a los 50, algo en él comienza a derrumbarse. Lo que antes era motivo de orgullo –ser un instrumento incontaminado, el brazo anónimo de una cadena de responsabilidades– hoy le provoca desasosiego. Las muertes lo han ido vaciando. Quizá la clave para resolver su angustia esté en Küllpe; quizá, sin ser consciente, Mendizábal busca ocupar su lugar después de matarlo.

En su primera novela, José Pablo Feinmann reúne con una destreza excepcional las tradiciones de Dashiell Hammett y Jorge Luis Borges. Un policial negro que retrata la década más negra de la Argentina. Publicada originalmente en 1979, escapó a la ceguera de la censura que no supo entender la denuncia furiosa de la paraonia del poder y la vigilancia permanente sobre una socieda aplastada. Últimos días de la víctima, frase que ya pertenece al imaginario colectivo, fue un disparo preciso –como el de una Luger– a los militares genocidas.

Patricio Zunini

José Pablo Feinmann
Este es el libro de un escritor joven. Es el libro de un escritor militante. Cuando José Pablo Feinmann empezó a escribirlo, tenía veintisiete años y era jefe de Trabajos Prácticos de Historia de la Filosofía Contemporánea en la UBA. Corría el año 1970. La tarea de ese momento, el suceso que a todos tenía inquietos, era el regreso de Perón.

Aquí Feinmann sitúa y describe al peronismo en su mayor pureza.

En este texto breve, doctrinario, de discusión “dura”, urgente, sienta la posición de que el peronismo puede realizar un socialismo nacional.

Despliega un brillante y cuidadoso análisis de la relación del peronismo con la historia. Desde la batalla de Caseros le pone un límite al revisionismo: el peronismo es una irrupción nueva, no una continuidad lisa de la línea federal nacional. El gran referente teórico es John William Cooke.

Su lúcida y sólida argumentación irrumpe desde la dialéctica del debate con la brillante idea de que con la consigna “Braden o Perón” nace la conciencia política de las masas. El peronismo es sujeto y el empoderamiento de las masas, lo medular, como la base de un programa político de largo aliento.

También analiza la relación con el Estado liberal y su confrontación con el Estado nacional peronista y con las Fuerzas Armadas.

El peronismo y la primacía de la política puede leerse en direcciones múltiples, entre las que se destacan un plano documental, testimonio de los valiosos debates de la época (Cooke, Scalabrini, Puigróss, Peña); y un eslabón complementario de su notable Filosofía y nación, sobre todo si se tiene en cuenta la cercanía y el dramatismo de los hechos a los que se refiere.

Dice Feinmann en el nuevo prólogo: “Porque este libro es el de una generación y su entrega a una causa que merecía mejor suerte. La suya, desde luego, la que ella misma había creado y giraba en torno a un líder mítico amado por las masas. Si las masas lo amaban y lo exigían, si la oligarquía, los militares y la Iglesia lo odiaban, la elección era clara. Sólo había que dar una interpretación que pudiera explicar eso”. Este es el libro insoslayable, sorprendente, que intentó dar esa interpretación.

José Pablo Feinmann
Los crímenes de Van Gogh retrata en clave de thriller satírico la Argentina de la década de 1990. Hay, entonces, un adolescente ambicioso que se deja usar como juguete sexual por una vieja infame. Hay un comisario torturador –residuo de la dictadura– preocupado por estar en las tapas de las revistas del corazón. Hay una productora de cine que induce asesinatos para tener una película “basada en hechos reales”. Hay periodistas que aprovechan el discurso del miedo para ponerle límites a la democracia. Hay un inspector relativamente honesto que, sin embargo, usa las muertes en su propio beneficio. Y hay, finalmente, un oscuro empleado de videoclub fanatizado con el ojo inmóvil de Marion Crane en la ducha de Psicosis que, visitado por el fantasma de Jack el Destripador, decide crear la realidad y convertirse en asesino serial.
En el ensayo La filosofía y el barro de la historia, José Pablo Feinmann señala que su adscripción al género negro tiene una raíz política: mientras que en el policial clásico el asesino es aquel “que se ha desquiciado, de aquí que una vez atrapado y entregado a la Justicia todo siga igual”, en la novela negra el criminal es apenas un emergente “de la turbia moral capitalista”. Siguiendo esta premisa, Los crímenes de Van Gogh –escrita un año antes de la reelección de Carlos Menem, con la lucidez de quien observa las consecuencias del neoliberalismo en tiempo real– es una novela insoslayable en la obra del autor.
Patricio Zunini
José Pablo Feinmann
Guiados por el genio creativo, que tanto puede valerse de Marilyn Monroe y Gregorio Samsa como de Sri Sri Ravi Shankar para sustentar teorías filosóficas y políticas, las contratapas escritas por José Pablo Feinmann en Página/12 durante los últimos diez años, de manera afortunada pero de ningún modo casual, conforman un sólido corpus teórico para analizar el modelo neoliberal.

Así, los textos sobre el “descubrimiento” de América, los inicios de un capitalismo voraz, la construcción del otro como enemigo, la formación de imperios bélicos y mediáticos y sus réplicas vernáculas, suficientes para frustrar proyectos de emancipación, muestran que esta Crítica ha sido premonitoria, profética. Resulta sorprendente que el autor haya podido afirmar, hace diez años, lo que sucede en el presente. O que, a un mes de asumido el gobierno de Cambiemos, haya detallado uno por uno los hechos que se precipitarían, implacables, en los diez meses siguientes.

Formado en la razón dialéctica, Feinmann brinda los fundamentos de lo cíclico, lo que parece fatídico, los corsi y ricorsi de la historia que, según nos muestra, hacen que el ALCA sea el TPP, que los demonios de la “guerra sucia” vuelvan a ser dos, que la conveniente figura del “subversivo” se llame hoy “narcotraficante”.

Con alarmante precisión, con enorme sustento teórico, con el estilo de un gran narrador y absoluta necesidad, Crítica del neoliberalismo es un pensamiento que se sigue revelando indispensable.

José Pablo Feinmann
Por asesinatos como el de aquel hombre al que hizo pasar por suicida, Raúl Mendizábal está considerado un sicario de prestigio, un artista cuyo arte queda en las sombras. Esta vez recibe el encargo de matar a Rodolfo Küllpe, de quien no sabe nada ni necesita saber: algo habrá hecho para que esté condenado. Un alto mando de la organización –¿un ministerio?, ¿una agencia de inteligencia?, ¿un comando parapolicial?– le entrega el sobre con una foto de su objetivo y algunos pocos datos. Mendizábal es paciente, sereno, se toma el tiempo necesario para hacer un trabajo aséptico. Pero, llegando a los 50, algo en él comienza a derrumbarse. Lo que antes era motivo de orgullo –ser un instrumento incontaminado, el brazo anónimo de una cadena de responsabilidades– hoy le provoca desasosiego. Las muertes lo han ido vaciando. Quizá la clave para resolver su angustia esté en Küllpe; quizá, sin ser consciente, Mendizábal busca ocupar su lugar después de matarlo.

En su primera novela, José Pablo Feinmann reúne con una destreza excepcional las tradiciones de Dashiell Hammett y Jorge Luis Borges. Un policial negro que retrata la década más negra de la Argentina. Publicada originalmente en 1979, escapó a la ceguera de la censura que no supo entender la denuncia furiosa de la paraonia del poder y la vigilancia permanente sobre una socieda aplastada. Últimos días de la víctima, frase que ya pertenece al imaginario colectivo, fue un disparo preciso –como el de una Luger– a los militares genocidas.

Patricio Zunini

©2017 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.