César Vallejo

César Abraham Vallejo Mendoza fue un poeta y escritor peruano. Es considerado como uno de los más grandes innovadores de la poesía del siglo XX y el máximo exponente de las letras en su país. Fue, en opinión del crítico Thomas Merton, "el más grande poeta universal después de Dante" y según Martin Seymour-Smith, "el más grande poeta del siglo XX en todos los idiomas".
Publicó en Lima sus dos primeros poemarios: Los heraldos negros, que reúne poesías que si bien en el aspecto formal son todavía de filiación modernista, constituyen a la vez el comienzo de la búsqueda de una diferenciación expresiva; y Trilce, obra que significa ya la creación de un lenguaje poético muy personal, coincidiendo con la irrupción del vanguardismo a nivel mundial. En 1923 dio a la prensa su primera obra narrativa: Escalas, colección de estampas y relatos, algunos ya vanguardistas. Ese mismo año partió hacia Europa, para no volver más a su patria. Hasta su muerte residió mayormente en París, con algunas breves estancias en Madrid y en otras ciudades europeas en las que estuvo de paso. Vivió del periodismo complementado con trabajos de traducción y docencia.
Read more
César Vallejo
César Vallejo es uno de los poetas peruanos más reconocidos de todo el mundo, dada la impresionante innovación que supuso su obra para la poesía del siglo XX. Vallejo nació como poeta del modernismo en 1918, con Los heraldos negros, pero con Trilce (1922) aparecen el germen y el resplandor de la implosión vanguardista: libertad creadora, exaltación hacia el futuro, ruptura de los corsés lingüísticos y estéticos, nuevos recursos verbales, y en sus versos se refleja una nueva forma de ver y de expresar el mundo. La vida de Vallejo estuvo llena de experiencias dolorosas que influyeron ineludiblemente en sus obras: sufrimiento, hambre y desamparo. Pero en el corpus literario de Trilce se añade además el imperativo amoroso. Trilce, como el resto de la obra de Vallejo, nace de su experiencia vital, pero en este caso hay el deseo de recrear con las palabras una nueva poesía. «El libro ha nacido en el mayor vacío. Soy responsable de él. Asumo toda la responsabilidad de su estética. Hoy, y más que nunca quizás, siento gravitar sobre mí una hasta ahora desconocida obligación sacratísima, de hombre y de artista: ¡la de ser libre! Si no he de ser hoy libre, no lo seré jamás. Siento que gana el arco de mi frente con su más imperativa curva de heroicidad. Me doy en la forma más libre que puedo y ésta es mi mayor cosecha artística. ¡Dios sabe hasta dónde es cierta y verdadera mi libertad! ¡Dios sabe cuánto he sufrido para que el ritmo no traspasara esa libertad y cayera en libertinaje! ¡Dios sabe hasta qué bordes espeluznantes me he asomado, colmado de miedo, temeroso de que todo se vaya a morir a fondo para que mi pobre ánima viva!» Carta enviada a Antenor Orrego
César Vallejo
Los Poemas humanos de César Vallejo, fueron escritos entre 1931 y 1937, y publicados en París en 1939 por Georgette Vallejo, viuda del poeta, y Raúl Porras Barrenechea. La edición contenía además otros dos libros de poemas de Vallejo escritos entre 1923 y 1929: Poemas en prosa, y España, aparta de mí este cáliz. Se llamó Poemas humanos a un grupo de 76 poemas, diferenciados de los Poemas en prosa. En 1961 aparecieron como libro independiente publicados en Lima y después, en una nueva edición de la Obra poética completa de Vallejo (Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968). La crítica ha considerado los Poemas humanos entre lo mejor de la obra de Vallejo. Se dice que durante la edición parisina, Georgette y Raúl Porras dudaron qué título poner a este grupo de poemas que Vallejo dejó en una carpeta sin ninguna indicación. Georgette conservaba una libreta de apuntes del poeta, en que mencionaba un libro de «poemas humanos»; y le pareció que este podría ser un título adecuado. Sin embargo, el rótulo «poemas humanos» (en minúsculas, en la libreta de notas) era una alusión al tema de un libro en marcha, no su título. Y años después, Georgette consideró que lo más acertado habría sido titular a este conjunto «Versos nuevos». Tras la edición parisina de 1939 aparecieron otras ediciones: Poesías completas. 1918-1938, con recopilación, prólogo y notas de César Miró (Buenos Aires, Editorial Losada, 1949). Y en 1968, Georgette publicó la Obra poética completa, junto a los manuscritos originales en facsímil. Otras ediciones de las Obras completas de Vallejo han respetado la división de la edición de Moncloa. Aunque en esta edición Georgette cambió el orden en que dispuso los poemas en 1939. En la edición de Moncloa los Poemas humanos son 76, y según el testimonio de Georgette, fueron escritos entre octubre de 1931 y el 21 de noviembre de 1937. El poema más conocido de este libro es «Piedra negra sobre una piedra blanca»: Me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo. Me moriré en París —y no me corro— tal vez un jueves, como es hoy, de otoño. Su título alude a la tradición de los habitantes de Santiago de Chuco, ciudad del poeta, de colocar una piedra negra sobre una piedra blanca para señalar los entierros.
César Vallejo
Los Poemas humanos de César Vallejo, fueron escritos entre 1931 y 1937, y publicados en París en 1939 por Georgette Vallejo, viuda del poeta, y Raúl Porras Barrenechea. La edición contenía además otros dos libros de poemas de Vallejo escritos entre 1923 y 1929: Poemas en prosa, y España, aparta de mí este cáliz. Se llamó Poemas humanos a un grupo de 76 poemas, diferenciados de los Poemas en prosa. En 1961 aparecieron como libro independiente publicados en Lima y después, en una nueva edición de la Obra poética completa de Vallejo (Lima, Francisco Moncloa Editores, 1968). La crítica ha considerado los Poemas humanos entre lo mejor de la obra de Vallejo. Se dice que durante la edición parisina, Georgette y Raúl Porras dudaron qué título poner a este grupo de poemas que Vallejo dejó en una carpeta sin ninguna indicación. Georgette conservaba una libreta de apuntes del poeta, en que mencionaba un libro de «poemas humanos»; y le pareció que este podría ser un título adecuado. Sin embargo, el rótulo «poemas humanos» (en minúsculas, en la libreta de notas) era una alusión al tema de un libro en marcha, no su título. Y años después, Georgette consideró que lo más acertado habría sido titular a este conjunto «Versos nuevos». Tras la edición parisina de 1939 aparecieron otras ediciones: Poesías completas. 1918-1938, con recopilación, prólogo y notas de César Miró (Buenos Aires, Editorial Losada, 1949). Y en 1968, Georgette publicó la Obra poética completa, junto a los manuscritos originales en facsímil. Otras ediciones de las Obras completas de Vallejo han respetado la división de la edición de Moncloa. Aunque en esta edición Georgette cambió el orden en que dispuso los poemas en 1939. En la edición de Moncloa los Poemas humanos son 76, y según el testimonio de Georgette, fueron escritos entre octubre de 1931 y el 21 de noviembre de 1937. El poema más conocido de este libro es «Piedra negra sobre una piedra blanca»: Me moriré en París con aguacero, un día del cual tengo ya el recuerdo. Me moriré en París —y no me corro— tal vez un jueves, como es hoy, de otoño. Su título alude a la tradición de los habitantes de Santiago de Chuco, ciudad del poeta, de colocar una piedra negra sobre una piedra blanca para señalar los entierros.
César Vallejo
España, aparta de mí este cáliz es un poemario escrito por César Vallejo en los últimos meses de 1937. Fue publicado tras su muerte en 1939. Escrito en la misma época que los Poemas humanos, Vallejo lo concibió como un libro aparte, inspirado en la Guerra civil española. España, aparta de mí este cáliz, apareció en España, impreso por los soldados republicanos del Ejército del Este en la abadía de Montserrat. La leyenda cuenta que el papel necesario para la edición fue fabricado con el uniforme de un general franquista muerto en combate, pero esto parece ser falso. La edición príncipe estuvo desaparecida durante décadas. Sin embargo, en 1983 fueron hallados cuatro ejemplares en la biblioteca del propio monasterio de Montserrat. Esta edición fue preparada por Manuel Altolaguirre, en las Ediciones Literarias del Comisariado del Ejército del Este. España, aparta de mí este cáliz fue incluido después en la poesía póstuma de Vallejo, a cargo de Georgette, la viuda del poeta, con el título de Poemas humanos (París, Les Editions des Presses Modernes au Palais Royal, 1939). En esta edición el orden de los poemas y la numeración es distinto al de la primera edición de enero de 1939. En 1940 Juan Larrea publicó y prologó en México otra edición, con el subtítulo de Profecía de América. Esta es muy semejante a la edición príncipe. El título de España, aparta de mí este cáliz se inspira en un pasaje de los Evangelios, en que Cristo se dirige a Dios, diciéndole: «Padre, si es posible, aparta de mí este cáliz». El libro tiene un fuerte aliento bíblico, y más que un poemario épico es una plegaria laica a favor de los Republicanos españoles.
©2017 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.