José Eustasio Rivera

José Eustasio Rivera Salas estudió en los colegios Santa Librada de Neiva, y San Luis Gonzaga de Elías, y después en la Escuela Normal Central de Bogotá, en donde fue maestro, así como en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia, graduándose de doctor en Derecho y Ciencias Políticas el 3 de marzo de 1917. José Eustasio ejerció como abogado, fue diputado al Congreso e inspector del gobierno en las zonas petrolíferas del Magdalena. También fue representante de su país en México (1921), Perú (1924) y Cuba (1928) y participó en la fijación de las fronteras entre Venezuela y Colombia lo que le permitió conocer Los Llanos y también la selva tropical. Escribió Oda a san Mateo en honor del héroe de la independencia Antonio Ricaurte, y numerosos sonetos de estilo parnasiano, que expresan su amor y admiración por la naturaleza.
Read more
José Eustasio Rivera
La vorágine marcó mi vida y mis caminos […] porque tiene fuerza, porque respira vida, porque me hace sentir una vez más como si estuviera en la inmensidad del llano o hundido en la penumbra de la selva.

[…] Vivo en las ciudades como imperativo de supervivencia pero viajo constantemente a los grandes espacios abiertos, como las montañas, el llano y sobre todo la selva. Allí he seguido los pasos de José Eustasio Rivera, que fue enviado en una comisión de límites con Venezuela, y en cada uno de los sitios que se sabe por la historia que él visitó o que nombra en La vorágine con nombre propio o inventado, he repetido, casi como un poseído, los párrafos ardientes de la ardorosa novela.

[…] Las dos novelas más importantes de la literatura colombiana, hasta la aparición de Cien Años de Soledad del premio Nobel Gabriel García Márquez, fueron María de Jorge Isaacs, novela romántica y La vorágine, de José Eustasio Rivera. […] Ésta se erige como la más importante obra literaria sobre la selva amazónica y es a la vez narración, poesía y denuncia descarnada; reúne, pues, valores literarios y sociológicos.

Con los nuevos tiempos que vivimos y con los cambios dramáticos que el accionar humano ha producido sobre el planeta, La vorágine, de por sí obra maestra, cobra renovada vigencia. En la medida en que el planeta fije su mirada ansiosa sobre la selva amazónica como fábrica de agua y como purificadora y productora del aire que respiramos, en esa misma medida La vorágine, adquiere mayor importancia para la humanidad. Entonces se podrá estudiar desde tres puntos de vista diferentes: el literario, el sociológico y el ecológico.

A la selva (y a La vorágine) le debo en buena parte la profunda alegría de mi nómada vivir sobre el planeta.

Andrés Hurtado García
(fragmento de la presentación del libro)

©2017 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.