El embrujo del Rif. Volumen 3

CALIGRAMA
Free sample

Tercera entrega de El embrujo del Rif, una historia de amor en la guerra de África.

El día de su decimotercer cumpleaños, Javier paseaba por el Campo Grande de Valladolid cuando encontró a Elena, una madrileña de doce años, y se enamoró nada más verla. Estuvieron tres días juntos y la niña desapareció. Solo sabía de ella que su padre era capitán de caballería.

Al terminar el bachillerato, Javier, impulsado por el amor de su adolescencia, ingresó en la Academia de Caballería contra el criterio de su familia. No conocía otra forma de buscarla. Al licenciarse con el grado de alférez, su padre consiguió que lo destinaran a Málaga y, gracias a sus sobornos, ascendió a teniente y a capitán sin apenas dedicarse a los asuntos castrenses.

Javier disfrutaba plenamente de la vida cuando la suerte le jugó una mala pasada. Las Juntas Militares consiguieron que los méritos de guerra dejaran de utilizarse para ascender en el Ejército, lo que ocasionó que muchos oficiales veteranos abandonaran la guerra de África. La carencia de oficiales se suplió con los que, como Javier, vivían alejados de la guerra sin ningún interés en conseguir la gloria, y en mayo de 1920 fue destinado al regimiento de Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería, acuartelado en Melilla.

Javier pensaba que Melilla sería una ciudad aburrida y se llevó una gran sorpresa al ver que era todo lo contrario. Había una juerga permanente plagada de putas, borracheras y juego. España invertía una fortuna en la conquista del norte de Marruecos y ese dinero terminaba, por regla general, en los bolsillos de unos cuantos bribones que lo derrochaban a manos llenas.

A pesar de sus reparos iniciales, se integró enseguida en la sociedad melillense y, con el regimiento de Alcántara, participó en los principales episodios de la guerra del Rif.

Read more
Collapse

About the author

Carlos José Antón Gutiérrez nació en Málaga, estudió Medicina en Valladolid y actualmente ejerce en Melilla.

Al ser aficionado a la historia, aprovechó la cercanía de la ciudad con el escenario de la guerra del Rif para estudiar y describir de forma muy amena para los lectores el Desastre de Annual, la mayor tragedia de la historia colonial española.

Compagina su trabajo como médico con la afición por la literatura. Ha escrito muchos cuentos y tres novelas. Recientemente ha publicado Los órfidas, una de las mejores novelas de ciencia ficción.

Read more
Collapse
Loading...

Additional Information

Publisher
CALIGRAMA
Read more
Collapse
Published on
Oct 25, 2019
Read more
Collapse
Pages
510
Read more
Collapse
ISBN
9788417915995
Read more
Collapse
Read more
Collapse
Read more
Collapse
Language
Spanish
Read more
Collapse
Genres
Fiction / Historical / General
Read more
Collapse
Content Protection
This content is DRM protected.
Read more
Collapse
Seller
Google Commerce Ltd
Read more
Collapse

Reading information

Smartphones and Tablets

Install the Google Play Books app for Android and iPad/iPhone. It syncs automatically with your account and allows you to read online or offline wherever you are.

Laptops and Computers

You can read books purchased on Google Play using your computer's web browser.

eReaders and other devices

To read on e-ink devices like the Sony eReader or Barnes & Noble Nook, you'll need to download a file and transfer it to your device. Please follow the detailed Help center instructions to transfer the files to supported eReaders.
Segunda entrega de El embrujo del Rif, una historia de amor en la guerra de África.

El día de su decimotercer cumpleaños, Javier paseaba por el Campo Grande de Valladolid cuando encontró a Elena, una madrileña de doce años, y se enamoró nada más verla. Estuvieron tres días juntos y la niña desapareció. Solo sabía de ella que su padre era capitán de caballería.

Al terminar el bachillerato, Javier, impulsado por el amor de su adolescencia, ingresó en la Academia de Caballería contra el criterio de su familia. No conocía otra forma de buscarla. Al licenciarse con el grado de alférez, su padre consiguió que lo destinaran a Málaga y, gracias a sus sobornos, ascendió a teniente y a capitán sin apenas dedicarse a los asuntos castrenses.

Javier disfrutaba plenamente de la vida cuando la suerte le jugó una mala pasada. Las Juntas Militares consiguieron que los méritos de guerra dejaran de utilizarse para ascender en el Ejército, lo que ocasionó que muchos oficiales veteranos abandonaran la guerra de África. La carencia de oficiales se suplió con los que, como Javier, vivían alejados de la guerra sin ningún interés en conseguir la gloria, y en mayo de 1920 fue destinado al regimiento de Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería, acuartelado en Melilla.

Javier pensaba que Melilla sería una ciudad aburrida y se llevó una gran sorpresa al ver que era todo lo contrario. Había una juerga permanente plagada de putas, borracheras y juego. España invertía una fortuna en la conquista del norte de Marruecos y ese dinero terminaba, por regla general, en los bolsillos de unos cuantos bribones que lo derrochaban a manos llenas.

A pesar de sus reparos iniciales, se integró enseguida en la sociedad melillense y, con el regimiento de Alcántara, participó en los principales episodios de la guerra del Rif.

La nueva novela de Arturo Pérez-Reverte

No tenía patria ni rey, sólo un puñado de hombres fieles.
No tenían hambre de gloria, sólo hambre.
Así nace un mito.
Así se cuenta una leyenda.

«En él se funden de un modo fascinante la aventura, la historia y la leyenda. Hay muchos Cid en la tradición española, y éste es el mío.»
Arturo Pérez-Reverte

«El arte del mando era tratar con la naturaleza humana, y él había dedicado su vida a aprenderlo. Colgó la espada del arzón, palmeó el cuello cálido del animal y echó un vistazo alrededor: sonidos metálicos, resollar de monturas, conversaciones en voz baja. Aquellos hombres olían a estiércol de caballo, cuero, aceite de armas, sudor y humo de leña.

»Rudos en las formas, extraordinariamente complejos en instintos e intuiciones, eran guerreros y nunca habían pretendido ser otra cosa. Resignados ante el azar, fatalistas sobre la vida y la muerte, obedecían de modo natural sin que la imaginación les jugara malas pasadas. Rostros curtidos de viento, frío y sol, arrugas en torno a los ojos incluso entre los más jóvenes, manos encallecidas de empuñar armas y pelear. Jinetes que se persignaban antes de entrar en combate y vendían su vida o muerte por ganarse el pan. Profesionales de la frontera, sabían luchar con crueldad y morir con sencillez.

»No eran malos hombres, concluyó. Ni tampoco ajenos a la compasión. Sólo gente dura en un mundo duro.»

Críticas:
«Pérez-Reverte ha dado en Sidi una obra maestra.»
José María Pozuelo Yvancos, ABC Cultural

«Uno de esos libros que te secuestran durante el tiempo que tardas en leerlos y que cuando los terminas, te dejan conmocionado hasta que las emociones que te provocaron se van disipando y te permitenregresar a tu vida rutinaria y anodina. [...] No es solo una eficaz novela histórica sino simplemente una excelente novela, sin más apellidos.»
Juan Eslava Galán, ABC

«Un magnífico relato, del todo revertiano, placentero y nada inocente.»
Santos Sanz Villanueva, El Cultural de El Mundo

«Un libro apasionante que, además de un viaje por la historia de España, es todo un manual de liderazgo.»
Carlos Manuel Sánchez, XL Semanal

«Si quieren una muy buena novela sobre el siglo XI y una pequeña hueste, lean Sidi, que eso es lo importante. Háganme caso...»
Daniel Fernández, La Vanguardia

«Su Cid no es el matamoros hecho estatua de la hagiografía histórica, sino un personaje que casi podría confundirse con el Ethan Edwards de John Ford.»
David Gistau, El Mundo

«En un tiempo en que pocos jóvenes, o ninguno, habrán leído el Cantar de Mio Cid, esta novela puede recuperar su interés por el personaje. Y por la Historia de este país.»
Pedro Vicario, El Correo Español

«Pérez-Reverte nos narra, talentosa y emocionalmente, ese inicial momento de destierro cidiano en clave de épica de western, sin pastiches ni mimetismo, sin hacer perder el entorno medieval del relato.»
Eduardo Torres-Dulce Lifante, Expansión

«Su estilo elegante se combina con un gran manejo de la lengua española. Pérez-Reverte es un maestro.»
La Stampa

«Arturo Pérez-Reverte sabe cómo retener al lector a cada vuelta de página.»
The New York Times Book Review

«Arturo Pérez-Reverte consigue mantener sin aliento al lector.»
Corriere della Sera

«Pérez-Reverte tiene un talento endiablado y un sólido oficio.»
Avant-Critique

Primera entrega de El embrujo del Rif, una historia de amor en la guerra de África.

El día de su decimotercer cumpleaños, Javier paseaba por el Campo Grande de Valladolid cuando encontró a Elena, una madrileña de doce años, y se enamoró nada más verla. Estuvieron tres días juntos y la niña desapareció. Solo sabía de ella que su padre era capitán de caballería.

Al terminar el bachillerato, Javier, impulsado por el amor de su adolescencia, ingresó en la Academia de Caballería contra el criterio de su familia. No conocía otra forma de buscarla. Al licenciarse con el grado de alférez, su padre consiguió que lo destinaran a Málaga y, gracias a sus sobornos, ascendió a teniente y a capitán sin apenas dedicarse a los asuntos castrenses.

Javier disfrutaba plenamente de la vida cuando la suerte le jugó una mala pasada. Las Juntas Militares consiguieron que los méritos de guerra dejaran de utilizarse para ascender en el Ejército, lo que ocasionó que muchos oficiales veteranos abandonaran la guerra de África. La carencia de oficiales se suplió con los que, como Javier, vivían alejados de la guerra sin ningún interés en conseguir la gloria, y en mayo de 1920 fue destinado al regimiento de Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería, acuartelado en Melilla.

Javier pensaba que Melilla sería una ciudad aburrida y se llevó una gran sorpresa al ver que era todo lo contrario. Había una juerga permanente plagada de putas, borracheras y juego. España invertía una fortuna en la conquista del norte de Marruecos y ese dinero terminaba, por regla general, en los bolsillos de unos cuantos bribones que lo derrochaban a manos llenas.

A pesar de sus reparos iniciales, se integró enseguida en la sociedad melillense y, con el regimiento de Alcántara, participó en los principales episodios de la guerra del Rif.

©2020 GoogleSite Terms of ServicePrivacyDevelopersArtistsAbout Google|Location: SpainLanguage: English (United States)All prices include VAT.
By purchasing this item, you are transacting with Google Payments and agreeing to the Google Payments Terms of Service and Privacy Notice.